A veces, uno puede hacer algo de forma cotidiana teniendo la sensación de no estar haciendo algo precisamente correcto. Después, recapacitando, llega a la conclusión de que ha podido evitarlo de una forma fácil.